vista de múltiples frutas y verduras juntas

Las frutas y las hortalizas constituyen un grupo de alimentos indispensables para nuestra salud y bienestar, especialmente por su aporte de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes (vitaminas C y E, betacaroteno, licopeno, flavonoides, antocianinas, etc.).

10 Razones para comer frutas y hortalizas

  • 1. POR SU ALTO CONTENIDO DE AGUA. Entre el 75 y el 95% de su peso es agua, lo que nos ayuda a mantenernos hidratados y a eliminar toxinas. Esta alta proporción en agua hace que en general, sean unos alimentos poco calóricos.
  • 2. FUENTE CASI EXCLUSIVA DE VITAMINA C. Cítricos, kiwi, melón, tomates, pimientos y patatas…son ricos en vitamina C. Esta vitamina es necesaria para la síntesis de colágeno, para la correcta cicatrización y facilita la absorción del hierro de los alimentos de origen vegetal.
  • 3. POR SU APORTE DE FIBRA. La mayor parte es pectina, un tipo de fibra soluble en agua que ayuda a regular la función intestinal, a corregir el estreñimiento y posee efectos beneficiosos en la prevención y tratamiento de ciertas enfermedades (hipercolesterolemia, diabetes, obesidad, litiasis biliar, hemorroides, cáncer de colon…). Este aporte de fibra se ve reducido cuando pelamos la fruta.
  • 4. RICOS EN ANTIOXIDANTES. Se trata de componentes naturales de los alimentos (aromas, pigmentos y compuestos fenólicos), que influyen en las características sensoriales y organolépticas de las frutas y hortalizas (color, olor, textura, sabor, aroma, etc.). Muchos de ellos pueden jugar un importante papel como factores de protección degenerativas y cardiovasculares, y también se les atribuyen propiedades anticancerígenas. Algunas de estas sustancias son el licopeno en tomates, alium en el ajo y la cebolla; luteína en vegetales de hoja verde; limoneno en los cítricos; resveratrol en las uvas, etc.
  • 5. POR SU EFECTO DIURÉTICO. La abundancia de agua y potasio y la baja concentración en sodio los convierte en los alimentos diuréticos por excelencia, ayudándonos a prevenir la retención de líquidos.
  • 6. NOS APORTAN ÁCIDOS ORGÁNICOS que influyen en el sabor y aroma de las frutas. Algunos de ellos, como el ácido cítrico (cítricos, fresas, peras) y el málico (manzanas, cerezas, ciruelas, albaricoque) ayudan a eliminar los cálculos renales de ácido úrico. El ácido cítrico potencia la acción de la vitamina C.
  • 7. POR SU AGRADABLE SABOR. Los azúcares o hidratos de carbono simples (fructosa, glucosa, sacarosa…) confieren el sabor dulce a las frutas maduras, y su contenido aumenta a medida que aumenta el grado de maduración.
  • 8. BAJO CONTENIDO EN GRASA. Salvo en el aguacate (rico en ácido oleico, como el aceite de oliva) y el coco, el contenido en grasa de los productos vegetales es prácticamente despreciable (0.1-0.5%).
  • 9. PODEMOS DISFRUTAR DE ELLOS EN CUALQUIER ÉPOCA DEL AÑO. Cada estación del año posee frutas y verduras de distintos sabores y colores que harán que nuestra dieta deje de ser rutinaria. Además, cada color se asocia a distintos tipos de vitaminas, antioxidantes y minerales, por lo que es recomendable consumir 5 frutas y verduras de distinto color durante el día para estar bien con los requerimientos de micronutrientes que nuestro cuerpo necesita.
  • 10. SE PUEDEN CONSUMIR DE MUCHAS MANERAS. Crudas o cocidas, en macedonias, zumos, batidos, purés u otros deliciosos platos. Para aprovechar al máximo las virtudes nutritivas, conviene no realizar un pelado profundo, pues debajo de la piel se concentra una gran cantidad de vitaminas. Durante la cocción también se pierden micronutrientes (vitaminas y minerales). Prepáralas poco antes de su consumo y añade zumo de limón para reducir la pérdida de vitaminas.